Vampiro

Criaturas semejantes a los humanos pero con las pupilas de un azul brillante, la piel muy fría y pálida, las orejas puntiagudas y una mayor agilidad, reflejos y fortaleza física. Algunos vampiros incluso pueden regenerar sus heridas. Sin embargo, poseen una serie de desventajas: la luz solar los hace arder hasta consumirse, son vulnerables a la madera y la plata y necesitan beber sangre constantemente para sobrevivir. Se cree que los vampiros fueron creados por la diosa Hel.

                                              Ilustración por Ariel Villafañe

Esta entrada fue publicada en Razas. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario